Es un tratamiento dental estético revolucionario que logra reducir varios tonos el color original de las piezas dentales, dejando los dientes más blancos y brillantes. Unos dientes blancos dan un aspecto más limpio, sano y juvenil.